Pasajeros.

lunes, 29 de abril de 2013

Báilame el agua



Entre las calles mojadas deslizas tus pies al son de la melodía que marca la lluvia en un día de primavera. En tu cabeza suena "Your body is a wonderland" y tus caderas se mueven pensando que la maravilla está a punto de ser descubierta. 
Tus mofletes colorados se asoman entre los cuatro mechones de pelo más que salpicados por los azotes de la estación de las flores. Dejas que la gota de lluvia se deslice entre tus labios, y poco a poco recorre tu cuello, y tu pecho, y tu ombligo, y ahí se queda porque ha encontrado morada precisa para disfrutar de tu sonrisa. 
Ahora es el momento en el que ya no existe paraguas ni techo que refugiarte. Déjate acariciarte. Tus brazos siguen un ritmo lento y a la vez cardíaco, a un lado, a otro  y cierras los ojos y te imaginas el día de verano. "Swim in a deep sea, of blankets, take all your big plans, and break'em, this is bound to be a while". Esto solo puede durar un rato, besémonos, esto puede ser un sueño. Y le repites que es una maravilla, "mejor de lo que te imaginas". Te alejas y sigues tu ritmo, una vuelta, dos y le invitas a toda tu vida. "Ahora me dices tú dónde ir y yo te digo cómo seguirme". Bailando. Chasquea los dedos.

¡Bravo!- Grita alguien-

Abres los ojos. Y los vuelves a cerrar porque es más dura la realidad. Chasquido. Cabeza. Caderas. Sonrisa. "I know you're mine, all mine, all mine". Y los tres minutos de gloria desaparecen y vuelvo a abrir los ojos. 

-He llegado tarde, perdóname amor. ¿Y tu paraguas?

Sonrisa. Chasquidos.

1 comentario:

  1. Que genial!
    http://talvezquizasprobablemente.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar